domingo, 31 de mayo de 2009

No hay sol. Está opaco.

SEG: (...) Mirá por la ventana y decíme qué hay.
CAR (mirando por la ventana): No lo puedo creer.
SEG: No te pido que te hagás creyente sino que digas lo que hay.
CAR: Hay un fotógrafo de esos que sacan "mirando el pajarito". Está fotografiando a un ciego -sí, lleva bastón blanco- acompañado de su perro.
SEG: ¿Y en la ventana de enfrente?
CAR: Lo de siempre: una bombacha y un corpiño sobre una silla y una sombra que va y viene. Es la sombra de la dactilógrafa.
SEG: ¿Y el sol?
CAR: No hay sol.
SEG: ¿Entonces qué?
CAR: Está opaco.
SEG: ¿Y los espejos que brillaban tan dulcemente?
CAR: También los espejos están opacos.
SEG (abriendo los ojos): Ponéte al lado mío.
Car se pone junto al triciclo.
CAR: Mi amante es más alta que un reloj de péndulo.
SEG: Basta de farsa.
CAR: Mi amante es obscena porque se toca la hora.
SEG: Todos me dicen que tengo una larga, resplandeciente vida por vivir. Pero yo sé que solo tengo mis propias palabras que me vuelven.
CAR: Tantos proyectos que te exaltaban.
SEG: Es tarde para hacerme una máscara.
CAR: Dijiste que querías alabar el frío, la sombra, la disolución; dijiste que mostrarías cómo todos los caminos se abren a la negra liquefacción.
SEG: Ceremonia implacable. Alguien ejecutaba un gesto perfecto que me hechizaba y me daba terror.
CAR: No te entiendo.
SEG: Mi palabra es oscura porque estoy sola.

[Alejandra Pizarnik - Poseidos entre las lilas]

2 comentarios:

Maru dijo...

quien pregunta y quien respuesta ?
jajaja
tengo que encontrar ese libro...
te quiero juuuuuuuli

Amber girl. dijo...

A mí también me gustó mucho tu blog, es interesante de leer, y esta entrada particularmente fué muy de mi agrado.
Gracias por haber pasado ^^

Filossofiabarata's soundtrack